Gracias a los avances tecnológicos del ser humano, ahora podemos volar desde Madrid hasta Santiago de Chile en tan sólo 14 horas. Eso también significa que la gente pasa casi un día entero de sus vidas sin tocar tierra firme, en el limbo de la altitud, sólo para aterrizar con un jet que te deja exhausto. Para cualquier viajero serio, los vuelos de larga distancia son un mal necesario. ¿Cómo lo hacen? Aquí te dejamos 14 consejos para sobrevivir, incluso para disfrutar de un día en el aire.

No somos ajenos a los vuelos de larga distancia. Ya los conoces: esos viajes épicos de un día por encima del nivel de las nubes que te llevan de un lado a otro del globo. A menos que te mimen en primera clase, los vuelos de larga distancia no son un picnic tranquilo, pero existen algunos trucos para hacer que la experiencia sea un poco más llevadera. Esto es lo que hemos aprendido, en 14 sencillos pasos.

Busca ropa cómoda para vuelos largos

viaja con ropa comoda en avion

Esto debería ser un hecho, sólo piensa en qué conjunto te gustaría usar después de pasar 10 horas sentado en un avión. Recuerda, sentarse y quedarse quieto mientras te da de lleno el aire acondicionado del aparato puede hacer que sientas algo de frío, así que llevar varias capas sueltas es ideal para ajustar tu temperatura mientras vuelas. Guarda tus joyas para las vacaciones y guárdalas en el equipaje facturado. En caso de emergencia, un calzado completo es mejor que unas chanclas y asegúrate de no llevar ningún calzado demasiado ajustado, ya que tus pies se hinchan a grandes alturas. Por supuesto, si ahorras espacio en tu equipaje usando tus botas más grandes y gruesas, siempre podrás quitártelas y ponerte calcetines cómodos y gruesos en su lugar.

Reserva un buen asiento

reserva un buen asiento en el avion

Uno de los consejos más esenciales para los vuelos de larga distancia es pensar en futuro y elegir un buen asiento, cuando sea posible. Hay toda una ciencia sobre ello. Puedes atenerte a unas pocas reglas sencillas:

  • Si quieres más espacio para las piernas, opta por los asientos situados en las salidas de emergencia.
  • Si quieres evitar los llantos de los niños, aléjate de la parte delantera del avión, ya que aquí es dónde a menudo encontrarás disposiciones especiales para bebés en vuelos internacionales.
  • Si te gusta moverte por el avión (o tener acceso rápido a los baños) asegúrate de conseguir un asiento de pasillo.

Puede que tengas que esperar hasta los pocos días de la salida de tu vuelo con algunas aerolíneas, pero el mejor consejo es estar atento y entrar en el check in online tan pronto como se abra para tener la posibilidad de elegir el asiento que quieras.

Invierte en una buena almohada de viaje, tapones para los oídos y un antifaz para dormir

invertir en almohada para el cuello

Lo entendemos: abrir tu pequeño pack de artículos para el vuelo es tentador (la mini pasta de dientes, tapones para los oídos, auriculares, etc.). Pero incluso en las mejores aerolíneas del mundo, estas pequeñas comodidades nunca están a la altura de su potencial (no podemos contar las veces que hemos sufrido una rotura de las bandas del antifaz, almohadas que se desinflan instantáneamente, tapones en el oído que se caen constantemente, etc.). ¿Estás a punto de embarcar en un vuelo de 12 horas? Es hora de invertir en un par adecuado de tapones de silicona moldeables para los oídos, un antifaz suave que no deje entrar nada de luz, una almohada de calidad para el cuello que te proporcione comodidad y al mismo tiempo mantiene tu columna vertebral alineada, evitando así posibles calambres. La espuma viscoelástica hace maravillas.

Llévate tus propios auriculares

llevarse auriculares para el avion

Imagínatelo: estás alcanzando la altitud de crucero y tienes la película perfecta preparada en tu pantalla del asiento delantero del avión. Coges los auriculares que te dan, te los pones y entonces… ¡golpe de realidad! Gracias a los ruidosos motores y a los niños que lloran en la fila de enfrente, no puedes oír un carajo. Solución: trae tus propios auriculares con cancelación de ruido. Además de ser muchísimo más cómodos que esos aparatitos de plástico duro de “talla única”, bloquean ruidos externos con una efectividad increíble.

Tráete tu propia comida, o compra algo antes de embarcar

llevar comida al avion

Una de las ventajas de los vuelos de larga distancia es lo bien que te alimentan (a menudo). Se proporcionan al menos dos comidas completas y un aperitivo a medio vuelo para frenar tu hambre. Pero ¿qué pasa cuándo se apagan las luces, las azafatas no aparecen por ningún sitio, y empiezas a notar estos retortijones de hambre? ¿Qué haces en ese momento? Asegúrate de estar preparado para esos momentos y tráete tu propio bocadillo y una botella de agua, especialmente si eres de los que les gusta las cosas saladas.

Sé amable y respetuoso con tus compañeros de fila: estáis juntos en esto

ser civico en el avion

Esto puede explicarse por sí mismo, pero sé amable. Apréndete las reglas del aire: a menos que estés en el asiento de en medio, acaparar un reposabrazos interior es un movimiento brusco. Antes de reclinar tu asiento, mira hacia atrás para asegurarte de que no molestarás a nadie, y hagas lo que hagas, no lo hagas durante el servicio de comidas. Además, ya sea que estés en ventanilla o en el pasillo, puedes esperar – especialmente durante vuelos largos – que todos tengan que usar el baño al menos unas cuantas veces. Sé indulgente y cortés, e incluso podrías hacerte un nuevo amigo en el proceso.

No lleves maquillaje, hidrátate la piel

maquillaje en el avion

Esto no es un concurso de belleza. Tu piel tiene suficiente con lo que lidiar a 12 000 metros de altura (aire seco en la cabina, disminución del riego sanguíneo, etc.) sin tener que tirar de productos que obstruyan los poros a la mezcla. En su lugar, aplícate un suero y una crema hidratante para mantener tu piel radiante (recuerda que el bote debe tener como mucho 100 ml para pasar por la seguridad del aeropuerto). Aplícate también gotas para los ojos para contrarrestar la irritación y ponte un poco de lápiz labial antes de que tus labios se sequen.

Elije tu comida (y bebida) de a bordo con cuidado

elegir comida avion

Ese pollo parmesano con queso que pasa por el pasillo central puede que huela delicioso, pero deberías reconsiderarlo. Las comidas pesadas te mantienen despierto y son más difíciles de digerir cuando lo único que harás en las próximas 12 horas es estar sentado, sentado, y seguir sentado un rato más. Si puedes, evita los alimentos y bebidas con alto contenido en azúcar, sal o cafeína. Lo mismo aplica para el alcohol. Aunque puede actuar como sedante para viajeros más nerviosos, aunque también es extremadamente deshidratante. En su lugar, prueba a beber un té con hierbas, que induce a la somnolencia sin las consecuencias del licor.

Levántate cada pocas horas para mantener la sangre fluyendo

estirar las piernas avion

Las cabinas presurizadas conllevan menos oxígeno para los pasajeros y, con el tiempo, síntomas debido a los bajos niveles de oxígeno en la sangre que incluyen fatiga, dolores de cabeza, extremidades hinchadas y deshidratación. ¿La mejor solución? Estirar. Camina por el pasillo para aumentar el flujo sanguíneo y practica algunos ejercicios no intrusivos en tu asiento, como girar los tobillos o mover los hombros.

Hidrátate, hidrátate, hidrátate

hidratarse avion

Debido al hecho de que los aviones están constantemente restableciendo el aire de la cabina con el aire exterior, los niveles de humedad dentro de las cabinas de los aviones son comparables a los que se encuentran en un desierto seco. Los efectos son dobles: la extrema sequedad reseca la piel y, si no se trata, la deshidratación acaba empeorando el jet lag. Es vital beber mucha agua, aproximadamente 200 ml por hora, según los expertos.

Cepíllate los dientes

cepillarse los dientes avion

¿Te cuesta dormir en el aire? Bloquear los ruidosos motores, bebés llorando y luz de lectura de tu vecino ya es bastante difícil, pero conseguir que el reloj de sueño de tu cuerpo se ajuste a las nuevas zonas horarias es un talento que todavía se les escapa a muchos. Un consejo útil: cepíllate los dientes antes de quedarte dormido y, si quieres, haz gárgaras con un enjuague bucal y lávate la cara. Estos simples pero efectivos hábitos ayudan a engañar a tu cuerpo para que piense que es hora de dormir.

Haz nuevos amigos

hacer amigos en el avion

Los vuelos son una gran oportunidad para conocer gente interesante que va en tu dirección. Cada persona en ese avión tiene su propia razón para viajar, así que ¿por qué no descubrir su historia? Una de las formas más divertidas de sobrevivir a un vuelo de larga distancia es entablar conversación con tu compañero de fila o con la persona que va al baño a la vez que tú durante todo el vuelo. Sí, puede que acabes oyendo las payasadas de sus trece gatos domésticos el resto del viaje, pero podrías acabar con un nuevo compañero de viaje en el momento que bajes del avión.

Elige viajar con una buena aerolínea (si es posible)

elegir buena aerolinea para viajes largos

Definitivamente hay una diferencia entre una buena aerolínea de larga distancia y una mala. Investiga antes de reservar y lee las críticas para ver qué piensan otros pasajeros de la aerolínea elegida. Generalmente, las mejores aerolíneas de larga distancia son aquellas que tienen un asiento de más de 43 cm de ancho y más que una simple bolsa de cacahuetes como comida, pero busca siempre lo que más te importe. Compara cosas como las medidas del espacio para las piernas si eres quisquilloso. Entre las aerolíneas mejor calificadas como buenas para vuelos de larga distancia encontrarás Air New Zealand, Emirates y Virgin Atlantic. Singapore Airlines fue la primera en los premios Telegraph Travel Awards 2014 como la mejor aerolínea de larga distancia por sus altos estándares de servicio y comodidad en todas las clases.

¡Relájate!

relajate en el avion

¿Qué mejor momento para abandonar tus preocupaciones y simplemente no hacer nada más que viajar? No tienes cobertura para el móvil, la tripulación está ahí para servirte, hay otro a los mandos del aparato… Utiliza el tiempo para ponerte al día con ese libro en el que no has tenido la oportunidad de quedarte atascado, mira alguna película o entusiásmate con tu destino hojeando guías. Mira esas 8/10 horas como tiempo extra, y tu largo vuelo se convertirá inmediatamente en algo positivo en lugar de una molestia.